,

Breaking News:
Partner with ChinaAid to Free Yang Hua

Junio: Mes de Respaldar a los Defensores Derechos Humanos Alrededor del Mundo: China Aid

Saturday, June 25, 2011

Publicado por Elizabeth Ramírez Amador el junio 22, 2011 a las 8:31pm
Asociación ChinaAid
(Linyi, Shandong – 16 de junio de 2011) ChinaAid obtuvo una carta de Yuan Weijing, esposa del activista legal invidente Chen Guangcheng, el 15 de junio de 2011. La carta reveló, por primera vez, detalles acerca de la golpiza y tortura de Chen y su esposa después de que imágenes del video grabado por Chen fueran reveladas por China Aid el 9 de febrero de este año. Tanto Chen como su esposa han sido heridos gravemente. La madre de Guangcheng se encuentra bajo aun peor vigilancia. Su hija de 5 años también perdió libertad de movimiento desde el 24 de febrero.
(El enlace del video: http://www.chinaaid.org/2011/02/exclusive-video-shows-ill-treatment…)
“Defensores pacíficos legales, como Chen Guangcheng, pueden ser golpeados, encarcelados y torturados, pero no desaparecerán a menos que la comunidad internacional guarde silencio”, declaró Bob Fu, presidente de ChinaAid. “La policía china tortura a un pobre e invidente abogado para cubrir evidencia de los abusos del gobierno contra las mujeres. Esto es inaceptable para un país que pretende seguir el imperio de la ley. La comunidad internacional, incluyendo a la administración del presidente Obama, debe llamar a China a la rendición de cuentas”.
Haz clic en el siguiente enlace para firmar la petición para liberar a Chen Guangcheng: http://www.womensrightswithoutfrontiers.org/index.php?nav=chen-guan…
El siguiente es el relato de la Sra. Yuan Weijing:

18 de febrero de 2011, encabezados por el subsecretario del Partido Comunista de la Ciudad de Shuanghou, Zhang Jian y algunos policías de Seguridad Nacional, un grupo de 70-80 hombres irrumpió en mi casa. Ellos golpearon y torturaron a mi esposo, Chen Guangcheng, y a mí por más de dos horas. Sin mostrar ningún documento legal y sin que alguno de ellos vistiera uniforme, saquearon casi todo mi hogar. Mi esposo y yo estábamos heridos gravemente y aun así no nos fue permitido dejar la casa para buscar ayuda médica.
Más de diez hombres me cubrieron totalmente con una manta y me patearon en las costillas y en todo mi cuerpo. Después de media hora de tortura sin cesar, finalmente asomé mi cabeza fuera de la manta. Vi que más de diez hombres rodeaban a Chen Guangcheng y lo torturaban. Algunos de ellos le torcían los brazos con fuerza mientras otros presionaban su cabeza hacia abajo y firmemente jalaban hacia arriba su cuello. Dado su mal estado de salud gracias a una diarrea de largo plazo, Guangchen no fue capaz de resistir y se desmayó después de dos horas de tortura. El hueso de mi ceja izquierda y una de mis costillas izquierdas inferiores parecían estar rotas. Perdí la visión en mi ojo izquierdo por 5 o 6 días por las heridas provocadas, tenía sangre en el área blanca de mi ojo e hinchazón. Incluso hoy, aún no me es posible ponerme de pie con mi cuerpo recto y me resulta doloroso respirar. Al mismo tiempo que estábamos siendo torturados, los otros hombres realizaron una búsqueda exhaustiva con su equipo detectivesco de todo tipo. Tomaron nuestra computadora, cámara de video, grabadora de audio, todos nuestros cargadores e incluso linternas, etc.
Cuando estaban buscando, se mantuvieron en silencio. Ninguno vestía uniforme ni nos mostró algún documento legal. Ni siquiera nos dieron un recibo por los artículos confiscados de nuestro patrimonio familiar. Antes de partir, Zhang Jian nos informó que estaban siguiendo órdenes de oficiales de mayor rango y que esperaba que nosotros entendiéramos esto sin que él nos lo explicara. Él también ordenó a los otros hombres que nos dejaran en el suelo y se marcharan con él.
Tuvimos que permanecer en cama a causa de las heridas y teníamos dificultad para girar nuestros cuerpos. No teníamos acceso a ningún tratamiento médico. El 19 de febrero me fue permitido recibir por única vez una inyección IV de un doctor del pueblo. No obtuvimos ningún tratamiento médico después de esto.
El 3 de marzo, nuestras ventanas fueron selladas con láminas de metal. El 6 de marzo cortaron la energía eléctrica. A la medianoche del 7 de marzo, los guardias se escabulleron en nuestra casa y cortaron nuestra antena de televisión. En la mañana del 8 de marzo, la energía eléctrica regresó. El mismo día, Zhang Jiang irrumpió en mi casa con 40/50 hombres y se llevaron nuestra computadora vieja, algunos materiales escritos, el reproductor de DVD y el control, y todo el material del caso de Chen Guangcheng. Zhang me golpeó la cabeza con su puño por preguntarle por qué nos estaban robando. El 17 de marzo, Zhang Jiang dirigió a otro grupo de 40/50 hombres hacia el interior de mi casa con varias docenas de bolsas enormes. Ellos embolsaron toda nuestra propiedad, la cual consideraron debían cargar en las bolsas, incluyendo todos nuestros libros, los carteles de nuestros hijos en la pared, el calendario, el bastón de invidente de Guangcheng, todos nuestros papeles, enchufes eléctricos usados, antena, cables, etc. El 22 de marzo, instalaron dos cámaras de video en la puerta de nuestra casa y en la esquina suroeste de nuestro patio para poder monitorear completamente nuestra casa.
Desde el 24 de febrero, nuestra hija de cinco años ha estado bajo arresto domiciliario, al igual que nosotros, sin serle permitido salir de casa. Ellos tomaron sus libros y algunos de sus juguetes. Ella dijo, en sus propias palabras, “soy una niña para tenerle lástima. Me han robado todo”.
La madre de Guangcheng es seguida muy de cerca y monitoreada físicamente por tres hombres todos los días, paso por paso, incluso cuando trabaja en el campo de la granja. Después de mediados de marzo, no le fue permitido salir ni siquiera para comprar vegetales. Por lo tanto, nuestra vida diaria se ha vuelto muy difícil de sobrevivir. Además, el estado de salud de Guangcheng ha empeorado. La sangre de su diarrea se tornó obscura en vez de roja como antes. Es por esto que estoy tan preocupada.
Una vez que esta carta haya sido recibida, por favor consigan que nuestros amigos Teng Biao, Zhai Minglei, Jiang Tianyong, Zhang Yongpan, etc., conozcan el caso. Por favor solicítales que sigan los procesos legales necesarios para tomar acción por el crimen de robar mi hogar y herirnos a propósito, o que usen otros medios para ayudarnos. Ellos ya le han mencionado a la madre de Guangcheng dos veces que planean movernos a un patio vacío frente a nuestro pueblo.
Sumamente agradecida,
Yuan Weijing
Haz clic en el siguiente enlace para firmar la petición para liberar a Chen Guangcheng: http://www.womensrightswithoutfrontiers.org/index.php?nav=chen-guan…
VOM Asesora @ June 25, 2011
http://vozdelosmartires.org/2011/06/25/junio-mes-de-respaldar-a-los-defensores-derechos-humanos-alrededor-del-mundo-china-aid/


China Aid Contacts
Rachel Ritchie, English Media Director
Cell: (432) 553-1080 | Office: 1+ (888) 889-7757 | Other: (432) 689-6985
Email: r.ritchie@chinaaid.org
Website: www.chinaaid.org


"Bob Fu has dedicated his life to bringing freedom of religion to the Chinese people. His story is a testimony to the power of faith and an inspiration to people struggling to break free from oppression."
—Mrs. Laura Bush

Purchase This Book: